Imagenes-de-gente-feliz-4

SOLO UN GRANITO DE ARENA… GRACIAS

Quizás la vida sea solo un juego, donde participamos todos con todos, con un escenario maravilloso que cambia continuamente.

Me he hecho preguntas desde que tengo uso de razón del tipo de esas que incomodan y que los adultos no saben que contestarte, quizás porque tampoco las sepan, o quizás no quieran hacérselas.

¿Qué es la vida? ¿ O qué es la muerte? Dos preguntas, que igual no deberían de ir separadas, porque en realidad van unidas, tan unidas como lo están nuestras vidas. Una vida que pasa por diferentes etapas y aquí me viene como anillo al dedo la respuesta “El punto de la edad”

El punto de la edad, ¿esto qué es? Pues eso, el punto de la edad, en la cotidianidad de la propia vida podríamos decir que en nuestras diferentes etapas (que dividimos en tres, el niño, el adolescente, y el adulto…) y cuando nos dirigimos a ellas decimos: está en la edad del pavo, o que se hizo mayor… o qué quizás sea un crio, en fin, en la ciencia de la Astrología ese punto es más importante de lo que crees, sobre todo porque te ayuda a comprenderte a ti, y a los demás. Por las distintas etapas por las que has pasado, y por las que seguirás pasando.

Siembras y recoges, me decía mi madre.

Comprendes que las personas van y vienen, y aquí me muestro yo, que cuando algo no encaja en mi vida como debe de encajar lo saco, con el tiempo el dolor se va pero la compresión hacia el otro crece, y a la vez crece en mí. Me libero.

Comprendes, mejor dicho, aceptas. Aceptas que todo este juego en el que participas es necesario para llegar a tu meta o a tu misión, que todo sirve, que eres el resultado de todas tus vivencias, que estas experiencias,  las que te gustan y las que no, son parte fundamental en ello, desde que naciste hasta tu partida, de lo que te has rodeado, de cómo ha sido tu infancia, tu relación con tus padres, hermanos, con tus hijos, de aquello que tenías de niño, de tus relaciones esporádicas y las más formales, de tus deseos de participar, de aprender, de crear, de tus ambiciones, de lo que has querido aportar al prójimo, de entenderte y para mí lo mejor de todos es que a mi me está despejando el camino y este se hace menos pesado y a la vez mucho más brillante. Junto con mi práctica de pranayama y meditación, es realmente precioso.

Los planetas, las constelaciones, Quirón…. Mil más..

De verdad, esta es una pequeña aportación solo una pequeña muestra de lo que me está aportando estudiar de la mano de la Astrocoach María Jesús Aguarón, os animo a todos a investigar, a buscar esas respuestas sobre ti mismo, esta ciencia es maravillosa, y María Jesús la hace aún más maravillosa y divertida.

Om Prem para ti que compartes tus conocimientos para ayudarnos a querernos un poco más.

Mi eterna gratitud por ello.

Prema